search instagram arrow-down

Sobre este espacio

Este blog está dedicado al análisis y discusión de temas relacionados con la seguridad nacional y la defensa. Aunque en este sitio se encontrará información primordialmente sobre México, también se abordarán temáticas que por su relevancia bien pudieran aplicarse a otras latitudes. El autor es fundador y Director de Inteligencia en Riskop, una firma mexicana de inteligencia estratégica y control de riesgos. Politólogo por el ITESM Campus Monterrey y egresado del William J. Perry Center for Hemispheric Defense Studies (DPCT 2016). Investigador Externo del Instituto de Investigaciones Estratégicas de la Armada de México y conferencista en el Centro de Estudios Superiores Navales y el Colegio de Defensa Nacional.

Algunos títulos recomendados

The evolution of modern strategic thought

The Ghost Fleet: A Novel of the Next World War

Out of the mountains: the coming age of urban guerrilla

Manual de Estudios Estratégicos y Seguridad Internacional

Fire on the water: China, America and the future of the Pacific

Insurgency and Counterinsurgency in modern war

“Siempre ha existido una cualidad estratégica en la historia de la humanidad. La razón fundamental radica en que el hombre ha buscado siempre la seguridad, lo que lo ha forzado a actuar políticamente y, con ello, hacerlo de forma estratégica”.

Colin S. Grey. The Future of Strategy

 

La humanidad es producto de una evolución constante desde sus orígenes.

Los primeros humanos debían enfrentar cambios bruscos en su entorno y tenían que adaptarse rápidamente a los mismos, en detrimento de cualquier pensamiento estratégico.

Con el tiempo, el ser humano desarrolló habilidades mecánicas y mentales para no sólo responder a las amenazas que lo rodeaban, sino prever su aparición y, con ello, anticipar decisiones.

El pensamiento estratégico, pues, surgió cuando la humanidad tuvo oportunidad de ver más allá de su contexto inmediato. El hombre tuvo finalmente tiempo de imaginar e imaginarse, con lo que el concepto mismo de futuro cobró relevancia.

No es que se haya inventado el concepto, sino que la humanidad descubrió su existencia a partir de su propio desarrollo cognitivo.

Yuval Noha Harari, en su fascinante libro “Sapiens: a brief history of Humankind”, argumenta que el factor determinante que permitió a la humanidad pensar en el futuro tiene que ver con la construcción social de mitos.

Captura de pantalla 2018-08-05 a la(s) 20.35.37

Yuval Noah Harari ofrece, sin proponérselo, una visión del origen humano del pensamiento estratégico.

Es decir, cuando los humanos comenzaron a desarrollar mayores habilidades sociales, a fin de incrementar sus posiblidades de supervivencia colectiva, se vieron obligados a cooperar bajo premisas imaginarias que les dieran un objetivo común.

“Cualquier cooperación humana en gran escala -ya sea un Estado-Nación moderno, una iglesia medieval, una ciudad de la antigüedad o una tribu- está basada en mitos comunes que existen únicamente en el imaginario colectivo” (Harari, 2015).

Así, la aparición de la ficción y los mitos propiciaron en la humanidad la capacidad de imaginar y “ver” más allá de lo actual y evidente: el futuro nació como un constructo social y, con ello, surgió también la habilidad de pensar estratégicamente.

La estrategia, como concepto y arte, es producto precisamente de esta capacidad aprendida por la humanidad de no sólo imaginar futuro sino sentirse capaz de influir en éste.

En pocas palabras, cuando el Homo Sapiens logró desarrollar esta habilidad, se convirtió efectivamente en un verdadero Homo Strategos.

Comento esta breve reflexión porque aun hoy, en pleno siglo XXI y en medio de una cuarta revolución industrial que modifica nuestros patrones de producción y consumo con gran rapidez, la humanidad todavía batalla para pensar –y actuar- estratégicamente.

De hecho, los centros de pensamiento estratégico son una novedad, pues si bien es cierto que algunos de ellos tienen 100 años o más, no debe olvidarse que los primeros rastros de una civilización humana organizada tienen –cuando menos- 6 mil años.

Por ello, es de celebrar cuando una institución busca desarrollar en sus miembros la habilidad de pensamiento estratégico, pues de ahí se desprenden decisiones vitales para construir mejores reglas de convivencia humana.

La estrategia, como ciencia y arte, obliga a los tomadores de decisión a desarrollar un pensamiento crítico, analítico y propositivo.

Pero el siglo XXI es un siglo de cambios cuánticos, incluso en los esquemas societales más arraigados –la familia o el Estado, por ejemplo.

Por ello, no es lo mismo ser un pensador estratégico en este siglo, que apenas unas décadas atrás.

El estratega de hoy, si no desarrolla una enorme habilidad de adaptación y evolución cognitiva, puede ser el pensador costumbrista de mañana.

Alvin Toffler decía, no sin razón, que el analfabeta de este siglo no será el que no sepa leer ni escribir, sino el que no sepa aprender, desaprender y reaprender.

Leave a Reply
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: