search instagram arrow-down

Sobre este espacio

Este blog está dedicado al análisis y discusión de temas relacionados con la seguridad nacional y la defensa. Aunque en este sitio se encontrará información primordialmente sobre México, también se abordarán temáticas que por su relevancia bien pudieran aplicarse a otras latitudes. El autor es fundador y Director de Inteligencia en Riskop, una firma mexicana de inteligencia estratégica y control de riesgos. Politólogo por el ITESM Campus Monterrey y egresado del William J. Perry Center for Hemispheric Defense Studies (DPCT 2016). Investigador Externo del Instituto de Investigaciones Estratégicas de la Armada de México y conferencista en el Centro de Estudios Superiores Navales y el Colegio de Defensa Nacional.

Algunos títulos recomendados

The evolution of modern strategic thought

The Ghost Fleet: A Novel of the Next World War

Out of the mountains: the coming age of urban guerrilla

Manual de Estudios Estratégicos y Seguridad Internacional

Fire on the water: China, America and the future of the Pacific

Insurgency and Counterinsurgency in modern war

Helmuth von Moltke (el viejo, para diferenciarlo de su sobrino “el jóven”, del mismo nombre), fue uno de los más grandes estrategas militares del siglo XIX.

Se le conoce, sobretodo, porque durante 30 años (a partir de 1857) dirigió el entonces Estado Mayor General del Ejército Prusiano/Alemán, combinando la teoría de Jomini y Clausewitz con las enormes posiblidades tecnológicas que ofrecía la Revolución Industrial.

Sin lugar a dudas, Von Moltke fue un genio del “arte operacional”, ese complejo eslabón entre la estrategia y la táctica, donde los objetivos más elevados del esfuerzo bélico interaccionan -o “friccionan”, como diría Clausewitz– con la realidad objetiva del teatro de batalla.

Pero los estudiosos de la guerra y la estrategia suelen enfocarse demasiado en las características del pensamiento militar de Moltke y muy poco -al menos desde mi perspectiva- en uno de los aspectos más interesantes de su historia: su habilidad política para “navegar” las enormes exigencias de la clase política prusiana (particularmente de Otto von Bismarck) y convertirlas en objetivos militares plausibles.

Von Moltke era una especie -poco común- de militar que entiende su papel como conductor superior de la guerra, pero sin perder de vista los objetivos políticos de la misma.

Traigo a colación esta brevísima reflexión a propósito de la reciente discusión en México sobre la eventual reforma al estamento de las Fuerzas Armadas, a partir de una iniciativa legislativa de la izquierda.

He tenido oportunidad de leer el documento que, al menos aparentemente, ofrece un esbozo de hacia dónde se busca orientar esta reforma militar, bajo el extraño concepto de “democratizar a las Fuerzas Armadas”.

Para un lector no especializado, pudiera pensarse que dicho documento se circunscribe única y exclusivamente a la esfera de la estructura militar en México, lo que es incorrecto.

Me explico.

Las Fuerzas Armadas son activos fundamentales del Estado Mexicano, con doctrina, preparación y estructura que trascienden a gobiernos en turno. Por ello, cualquier intento de modificar, modernizar o “democratizar” (lo que sea que ello signifique) debe ser abordado con suma cautela y, dirían los clásicos, paciencia estratégica.

El politólogo Morris Janowitz (The professional soldier: a social and political portrait) publicaba ya en 1960 sobre la necesaria relación entre la esfera militar y la civil, contrastando con la teoría de Samuel Huntington, quien abogaba por la seperación de dichas esferas.

Para Janowitz, si bien ambas esferas tenían una naturaleza distinta, la tendencia moderna obligaba a los militares a acercarse más al mundo civil (asimilando tecnología o procesos), mientras que la sociedad necesariamente debía conocer y entender más a la estructura castrense.

Esta “teoría de convergencia” ofrece un marco analítico ideal para orientar cualquier intento de reforma al estamento militar en México: no debe ser un revanchismo anacrónico el motor de estas iniciativas, sino el deseo de acercar a la esfera civil y militar bajo un objetivo común: contar con Fuerzas Armadas modernas, diseñadas y equipadas para enfrentar los retos del siglo XXI.

Para que este esfuerzo llegue a buen puerto, habrán de converger civiles y militares que sepan navegar entre las exigencias del estamento político y la realidad objetiva que presenta límites y complicaciones de todo tipo.

Guillermo Pachecho* resume estas características en un concepto simple pero a la vez profundo: el conductor político de la seguridad  y la defensa es, precísamente, el individuo capaz de acercar las esferas militares y civiles (políticas y sociales) con habilidad, arte y ciencia.

Es aquí donde regresamos al principio de nuestro texto, donde Helmuth von Moltke encarna a esta categoría de político-militar, o militar-político, necesario para tender puentes entre esferas aparentemente distanciadas, pero que se necesitan mutuamente para darle viabilidad al Estado.

Bienvenida cualquier propuesta de modernización del estamento de defensa en México, pero que ésta provenga de un análisis profundo y sin complejos vacíos.

Que al final sean los Helmuth von Moltke los que triunfen.

*Guillermo Pacheco es un catedrático de seguridad nacional y defensa en Washington, y una de las principales autoridades en América Latina en materia de relaciones civiles-militares.

Imagen destacada: Christian Sell (pintura de 1872)

3 comments on “Helmuth von Moltke: Breve reflexión sobre las relaciones civiles-militares en México

  1. Cumplimientos por lá excelente invitacion al debate. Luís Bitencourt,.

  2. Marco Bandala says:

    Coincido con que la propuesta de izquierda es más una vendeta de un activista que ha permanecido generalmente en la oposición, sin embargo, pone en estado de indefensión al país toda vez que no sería posible asegurar los intereses de Estado ( población, la permanencia del estado, me refiero a que México exista, la riqueza contenida en el territorio nacional y la soberanía nacional, por citar sólo algunos) actualmente las fuerzas armadas están subordinadas al poder civil sin ninguna duda y los que acuden inmediatamente y efectivamente a salvaguardar la integridad de la población en todos los casos de emergencia. Saludos

  3. Agustín Salgado-Téllez says:

    Delicadísimo que por coyunturas y revanchismos políticos se intente linchar al último reducto de la Naciòn: Sus FFAA.
    Sabrán los promoventes que las características
    que definen a las fuerzas armadas son su naturaleza, norma jurídica y medios o capacidades?. Favor de remitirse a los análisis muy propios de las actuales coyunturas del Dr. Jaime Garcia Covarrubias

Leave a Reply
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: